Comienza el atletismo con el desafío de un tercer hat-trick para Bolt

 

bolt triunfo

Usain Bolt, hijo de un tendero de la parroquia de Trewlany, en Jamaica, persigue un hat-trick que no es extraño en fútbol, pero que nadie ha conseguido en atletismo: vencer por tercera vez consecutiva en 100, 200 y 4×100 metros en unos Juegos Olímpicos. Ya se coronó en Pekín 2008 y en Londres 2012. Ahora toca Río, una ciudad que le gusta, en la que ha bailado samba acompañado de brasileñas de buen ver, y en la que compitió en la playa de Copacabana en pista montada sobre la arena para que se exhibiera.

Usain Bolt. El mejor atleta de todos los tiempos. Río es su despedida olímpica, afirma. Su entrenador, Glen Mills (que en tiempos no confiaba en él en los 100 metros) , le tienta con Tokio 2020. Pero parece que a los cantos de sirena de su técnico, El Relámpago responde con oídos sordos.

Tres desafíos: 100, 200 y 4×100 metros. Usain ha competido muy poco este año, ausente de las pistas como nunca. Su espalda en forma de S (así describe él a su escoliosis congénita) le provoca lesiones de todo tipo. La última, un desgarro muscular leve (grado uno), del que está plenamente recuperado.

¿Qué piedras en el camino se va a encontrar Bolt hacia ese hat-trick histórico? El estadounidense Justin Gatlin, Un chico crecido en los bajos fondos de Brooklin, que ha dado positivo dos veces y que aun así continúa en la élite corriendo más rápido que cuando se dopaba. Gatlin tiene este año 9.80 y Bolt 9.88 Pero Bolt tiene una fuerza mental que no posee Justin.

Mo farah, británico nacido en Somalia, también aspira a hacer historia. Sería el primer atleta en ganar los 5.000 y los 10.000 metros en dos Juegos consecutivos, tras sus oros en Londres 2012.

Atención también a Selly-Ann Fraser-Pryce, la jamaicana que reina en la velocidad, que se enfrentará a la Esperanza Blanca, la holandesa Dafne Schippers. Y en mediodofondo, la etíope Genzebe Dibaba, bajo sospecha de dopaje y recordwoman de 1.500 metros.

Fuente: as.com

Leave a Comment