Michael Phelps venció al alcohol y aspira a alcanzar 20 medallas de oro en Río

michael phelps

En 2012, en una abarrotada sala de conferencias del Parque Olímpico de Londres, después de haberse convertido en el deportista más laureado de la historia (22 medallas), Michael Phelps juraba que la natación se había acabado: “No me volveréis a ver en el agua. He alcanzado mis objetivos. He pasado tanto tiempo de mi vida en una piscina que no volveré a tirarme, ni por diversión”. No dejó dudas Phelps, que empezó a dar la vuelta al mundo para jugar a golf, arriesgarse con el póker y expandir su marca.

Pero tanto echó de menos el cloro que entró en caminos sinuosos. “No hacía nada, no me divertía”, dijo. En ese periodo de barbecho, engordó 18 kilogramos y empezó a beber. Dio positivo en un control de alcoholemia. Lo que parecía un desliz del deportista se fue convirtiendo en una adicción

Así, en septiembre de 2014, después de haber restablecido sus entrenamientos, un control policial le pilló conduciendo ebrio y con exceso de velocidad. Fue sancionado seis meses y se quedó sin poder participar en el Mundial. El nadador, como confesó su entrenador meses después, pensó en el suicidio. El de Baltimore acudió a un centro de rehabilitación durante 45 días. Ganó está vez una carrera vital, más incluso que las de Pekín 08.

Meses después, ya preparando Río, el estadounidense anunciaba que sería padre junto a su novia Nicole Johnson. Un motivo más. Ahora Boomer Robert Phelps recibe los osos de peluche que le regalan a su padre cuando gana. El Tiburón logró billete en tres pruebas (100 y 200 mariposa, y los 200 estilos). Además, en la Piscina Olímpica también competirá en el relevo 4×100 estilos y es muy probable que lo incluyan en el 4×200 libre. Aspira a superar los 20 oros. Tiene 18. La botella le hizo pasar un mal trago. Pero Phelps llega en forma y hambriento.

Fuente: as.com

Leave a Comment