Red Bull también sospecha de prácticas ilegales en Mercedes tras acusaciones de Ferrari

Esta semana los equipos regresan al asfalto de Montmeló para seguir rodando con sus coches en los cuatro últimos días de test, pero la verdadera batalla empezará en 17 días con el inicio del Mundial en el GP de Australia. Albert Park dará comienzo a las hostilidades en la pista, sin embargo, en los despachos llevan ya tiempo sucediéndose… Mercedes está en el punto de mira y toda la parrilla hace lo posible por recuperarles tiempo, ya sea con nuevas piezas, mejoras del motor o exprimiendo el reglamento. Primero fue Ferrari, y ahora Red Bull.

La Scuderia señaló con el dedo a su rival alemán por utilizar un sistema de suspensiones que imitaría al prohibido FRIC (Front and Rear Interconnected System), que como indican sus siglas, conectaba las suspensiones traseras y delanteras. Con este tema candente aún sin resolver, Red Bull también pone el foco en Mercedes al acusarles de quemar aceite como si fuera combustible durante la clasificación,de ahí la gran ventaja que obtendrían a una vuelta y que les hacía ser inalcanzables los sábados.

Muchos son los que intentan averiguar cómo funciona el impulso que recibe el coche plateado durante unas Q2 y Q3 en las que se destacaba sobre el resto con su modo de motor mágico, y en Milton Keynes sospechan que consiguen esa potencia extra quemando los excesos de aceite, algo que está prohibido por el reglamento, como ha aclarado la FIA a petición de la escudería energética, según informa ‘Motorsport’. Mientras tanto, en Mercedes defienden una vez más su inocencia.

Lo únicos campeones de la era híbrida aseguran no haber utilizado esas prácticas y ceñirse en todo momento a lo estipulado por las normas, pero su intención de querer subir el límite del uso de aceite a cinco kilos, bastante más de lo que se necesita, acrecentaron más las dudas sobre ellos. De momento, solo se ha pedido una aclaración al respecto, pero se sabe que es imposible descartar que se utilice el aceite para esas funciones. Un lío más que añadir a un invierno muy movido en los despachos.

Fuente: as.com

Leave a Comment